Hiendelaencina, una mina de cultura y naturaleza

Foto de Museo de La Plata, Hiendelaencina

Corría el año 1844 cuando se abrió la primera mina en Hiendelaencina, una población que para entonces tenía unos 133 habitantes. En los momentos previos a su explotación industrial, debido a lo rico y superficial del filón, se decía que los pastores de la zona, aun viviendo en la miseria, apedreaban a sus ganados con plata.

Así, durante la segunda mitad del XIX, se multiplicaron los pozos mineros que se extendieron también por los vecinos términos de Congostrina o La Bodera. Para finales de aquel siglo, Hiendelaencina llegó a albergar casi 5.000 almas, y se había convertido en un motor económico de primer orden. Las minas y las fábricas para el beneficio de mineral de plata eran como pequeños pueblos, y algunas, como la fábrica de La Constante, en Gascueña de Bornova, contaban con hospital, teatro, una escuela, varios comercios e, incluso, un casino.

Sin embargo, tras más de 140 años de trabajo y unas 500 toneladas de mineral extraído, en 1985, la gallina de los huevos de oro de la Sierra Norte se agotó y clausuró la última de las minas que ya operaba bajo mínimos, la mina San Carlos.

Desde entonces, el abandono de las instalaciones y el éxodo rural acabaron mermando sobremanera el territorio. No obstante, todo ese patrimonio cultural heredado, junto al entorno natural y geológico en el que se encuentra, hacen de Hiendelaencina un lugar privilegiado para el disfrute de propios y extraños.

Gracias a la iniciativa local, que ha recibido también el impulso de ADEL Sierra Norte, allí también se puede visitar el museo minero de la localidad, que consta de dos plantas y unos 90 metros cuadrados, y que sirve como homenaje y recuerdo a lo que un día se consideró como “el país de la plata”. Este trabajado centro de interpretación cuenta con documentos y maquetas que explican de una manera didáctica la labor que llevó a este pequeño municipio de la Sierra Norte de Guadalajara a ser el epicentro de explotación argentífera de Europa.

Situado a los pies de la sierra del Alto Rey y a escasos metros del curso del río Bornova, el pueblo de Hiendelaencina puede presumir de naturaleza y vida apacible. A todo ello se le suma la cercanía del hayedo más meridional de Europa, el de la Tejera Negra, así como la presencia constante de ejemplos de románico rural en las inmediaciones. Todos estos argumentos hacen de la zona un destino cultural y natural de primera categoría porque, afortunadamente, la riqueza no se acaba con la plata.

Más información en:http://www.elpaisdelaplata.es/

Relacionados

La manzana, un bocado de salud respetuoso con el medio ambiente, según Val Venosta

Solo la Asociación de Productores Hortofrutícolas de Val Venosta produce anualmente de un modo natural…

BIM o Building Information Modeling, tecnología al servicio de una gestión integral en el sector AECO

Si a todas las ventajas que ofrece la tecnología se suma una voluntad de profesionalidad…

PRECISION TURNING IXPA obté el segell de qualitat empresarial CEDEC i reafirma la seva col·laboració amb la consultoria

Les seves instal·lacions, que ocupen una superfície de 1.600 m², posseeixen un modern parc de…

Pilar Sagarra – Inaugura el Ateneo de Madrid el miércoles 17 de Marzo del 2.021

Ciertamente, para Pilar Sagarra, el dibujo y la pintura son el arte de vehicular sus…

Lefebvre y Jordan Furlong analizaron en una jornada los retos y cambios que afrontará el sector jurídico

Lefebvre, empresa líder de España en información jurídica y soluciones práctica para el abogado, los…

¿Reservar viajes en una agencia o en Internet? Pros y contras, por ARANTRAVEL

En el pasado, la gente solía confiar en una agencia de viajes para casi todos…